Ayúdanos a prevenir la
propagación del COVID-19

Venezuela unida frente
al COVID-19

DONAR
campaña

¿Cómo proteger a nuestros profesionales de la salud?

Como todos sabemos, el COVID-19 se propaga de una forma vertiginosa y no conoce  fronteras. Constatamos que el virus ya ha llegado a Venezuela, que sufre la peor crisis sanitaria en su historia. Por eso Salud Para Venezuela, Médicos Unidos por Venezuela y Meals4Hope hacemos un llamado a unir fuerzas con el fin de recaudar fondos para hacer llegar insumos sanitarios  de prevención a nuestros centros de salud.

Concretamente, pedimos con carácter de urgencia fondos para facilitar el envío de insumos higiénicos y sanitarios básicos como alcohol, guantes, tapabocas, batas, gorros, desinfectantes, jabón líquido ó solido; así como medicamentos no caducados como paracetamol, sueros y bronco-dilatadores.  

Los fondos servirán para facilitar el envío por vía marítima de insumos médicos y hospitalarios de primera necesidad, a fin de proveer a los centros médicos y asistenciales con materiales que alivien y evitan la propagación entre médicos, enfermeras y pacientes contagiados.

Nos encontramos frente a una epidemia que, aún sin tener datos oficiales de las autoridades sanitarias, sabemos que tendrá consecuencias devastadoras. Por ello nuestro interés es hacer llegar una ayuda coordinada y pertinente a las regiones del país en las que el virus se propaga con más intensidad.

¡ Protejamos a nuestros profesionales de la salud !

#VenezuelaUnidaCOVID19

PRENSA

COVID-19: Venezuela al borde de un "desastre" sanitario

Un artículo de Claire Meynial en
Le Point International francés

leer artículo

COVID-19: Venezuela al borde de un
"desastre" sanitario

Las medidas de confinamiento parecen ser insuficientes frente a un sistema de salud moribundo y a la falta de transparencia

Por Claire Meynial

La última frescura de Nicolás Maduro es casi humorística si no se toma en cuenta las graves consecuencias que podría tener. "Cinco vasos al día, durante doce semanas, de pociones de hierba de limón" con jugo de limón, jengibre, saúco, pimienta negra y miel protegerían del Covid-19.

Maduro toma en serio el consejo delirante de Sirio Quintero, "doctor nanotecnólogo", graduado en historia de la ciencia en Italia, a quien le debemos la teoría de que el cáncer que mató al presidente Hugo Chávez en 2012 había sido su inoculado. El asegura que el Covid-19 es "un parásito intracelular que proviene de un recuerdo de larvas de VIH cruzadas con larvas de helmintos de Fasciola hepathica. Se han agregado segmentos de ADN humano de crecimiento embrionario, y eso se ha cultivado en el laboratorio y convertido en líquido amniótico". En pocas palabras, "el coronavirus se desarrolla para atacar los órganos de las razas chinas y los grupos étnicos latinoamericanos ".

Maduro y su esposa, Flores, los "primeros luchadores"
Un arma de bio-terrorismo y, por tanto, no muy eficaz estaríamos tentados a responder si tendríamos que protegernos con jugo de limón. Twitter, sospechando que la información era falsa, eliminó el tweet. "Una política de bloqueo sistemático de las cuentas de los portavoces del gobierno bolivariano, donde se brinda información a la comunidad para combatir la pandemia", dijo Maduro en televisión. “Preparé nueve botellas con Cilia [Flores, su esposa, descrita como la “primera luchadora”] y, como me dijo el médico, las tomo regularmente. Maduro planea invitar a este último al Palacio de Miraflores para ayudar a combatir a los Covid-19.

¿Por qué preocuparse aún más por la política en un país donde el virus podría causar un desastre de salud? Como muchos líderes, Maduro declaró el confinamiento el 17 de marzo. Pero es dudoso que esto sea suficiente. Según el Índice Global de Seguridad Sanitaria, que clasificó a los países según su grado de preparación, Venezuela ocupa el lugar 176 de 195, entre Djibouti y Burundi.

Una crisis que se suma a otra
Los dos últimos lugares están ocupados por Somalia y Guinea Ecuatorial. De hecho, el sistema de salud está devastado. Para José Félix Oletta, Ministro de Salud de 1994 a 1997, es "una crisis que se suma a otra. El escenario de una explosión largamente escrito: más servicios básicos, exilio, pobreza ... Si agregamos una pandemia, el sistema no puede responder a ella. "La Asamblea Nacional de la oposición, presidida por Juan Guaidó, quien asumió el cargo de presidente interino del país en enero de 2019, ha establecido un comité de expertos en salud. Según uno de sus informes recientes, el 23.53% de los hospitales y clínicas tienen máscaras, el 21.43% tiene guantes y el 92.85% no tiene jabón. Los estudios independientes son poco más tranquilizadores. Según la ONG Medicos Unidos de Venezuela, el 94.2% no cuenta con un servicio de tomografía (método de imagen médica como la radiografía para obtener imágenes seccionales), el 83.7% no cuenta con laboratorio ó tiene una deficiencia. Solo el 4% tiene agua corriente continuamente. La situación es mejor en clínicas privadas, pero no son asequibles para la mayoría de la población.

Cuanto más lejos de la capital, más escaso es el equipo.
“El pequeño equipo que existe está en Caracas, cuanto más nos alejamos de él, menos tenemos. En el Hospital Central de Valencia [tercera ciudad más grande del país, nota del editor], no hay máscaras, ni gafas protectoras, ni agua, ni jabón ”, dice Adriana Tami, doctora e investigadora. Las mujeres deben traer su propia "máscara, guantes, bata estéril del médico para dar a luz".

Tami lanzó un programa con una ONG que ofrece este equipo a mujeres embarazadas. "Solo acuden a una consulta prenatal, en la que reciben el kit, porque tienen miedo de infectarse con Covid-19. Y tienen razón", dice Tami. Sobre todo porque el hospital se ha vaciado de su personal con el éxodo debido a la crisis económica y humanitaria. Según la ONU, ha empujado a al menos 4,9 millones de personas a las carreteras.

"De mi promoción de 85 graduados en 2010, solo 3 siguen en el país", calcula José Manuel Olivares. El oncólogo y diputado opositor de 34 años del estado Vargas emigró a Colombia en junio de 2018, después de las amenazas del gobierno. "Si aplicamos esta proporción a otras universidades, y con datos como 4,894 médicos venezolanos con licencia en Chile, llegamos al menos a 15,000 médicos en el exilio", estima. Olivares pertenece a la Comisión de Salud de Guaidó y está convencido de que la pandemia será un "desastre" en Venezuela: "La medida básica es lavarse las manos, es imposible seguir sin agua". No se puede hacer una tomografía computarizada para detectar la neumonía, apenas cinco de los diez medicamentos necesarios están disponibles, dice. El país se encuentra en una grave crisis alimentaria, especialmente entre los ancianos, muchos de los cuales comen solo una vez al día y muy poca proteína. Sus cuerpos no pueden combatir la enfermedad."

¿Dónde está el Ministro de la Salud?
Detectarlo es aún más difícil ya que solo el Instituto Nacional de Higiene de Caracas está facultado para analizar las muestras. “Deben permanecer a una temperatura de 4 grados durante un máximo de cuatro días. ¿Cómo podemos garantizar eso si tenemos que enviarlos al otro extremo del país cuando no hay gas? Oletta se exaspera. El gobierno centraliza todo, comenzando por la información. Un hecho notable es que el Ministro de Salud está ausente.

La Academia Nacional de Medicina, a presar de haber ofrecido su asistencia, no ha sido contactado por el Gobierno. Manejar esta crisis no es una excepción a la falta de transparencia que caracteriza a la gerencia chavista. Oficialmente, 91 casos han sido confirmados. Pero la suma de números por estado da otro resultado. "El hecho de que estén anunciando tres días sin casos es revelador", señala Oletta. Esto significa que solo cuentan los casos diagnosticados y no, como se debería, los pacientes desde los primeros síntomas. Rodríguez dice que Venezuela tiene 23,762 camas en hospitales públicos, 4,759 en el sector privado y 1,213 camas en cuidados intensivos. "Tuve acceso a un documento secreto del gobierno, que enumera 206 camas de cuidados intensivos y 102 con ventiladores que funcionan. Y la mitad está en Caracas ”, dice Oletta.

Los arrestos se multiplican
Maduro dice que eligió 46 hospitales "preparados" para recibir pacientes de Covid. El Hospital Luis Razetti, en el estado de Delta Amacuro, es uno de ellos. El periodista Melquiades Ávila denunció en Facebook su escasez de equipos. Ha estado escondido desde que el gobernador le pidió al ejército que lo arrestara por "incitación al odio". Los arrestos están aumentando, lo que recuerda el comportamiento del aliado chino en los inicios. El periodista Darvinson Rojas fue arrestado en su casa en Caracas por las Fuerzas de Acción Especial (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, conocidas por ejecuciones extrajudiciales.

Había revelado casos que el gobierno no había mencionado. Algunos se vieron obligados a borrar lo que habían filmado, otros bloqueados en los puestos de control militares. El caso del médico estatal de Táchira, Rubén Duarte, que había publicado una llamada de auxilio, está lejos de ser aislado. “No tenemos agua, ni máscaras, ni guantes, ni jabón. El hospital central no tiene ninguno de los materiales esenciales. Pedimos a las autoridades de salud que nos envíen el equipo necesario ”, rogó en un video, antes de ser arrestado por la Dirección General de Contra-Inteligencia Militar (DGCIM).

La represión aumenta 
El coronavirus es una oportunidad para que Maduro se militarice y reprima más. Un desfile militar aéreo también lanzó la "batalla" contra el coronavirus. "Los aviones de la gloriosa aviación militar bolivariana se levantarán en un vuelo magistral y ararán el cielo de la patria", tuiteó Vladimir Padrino López, Ministro de Defensa. Maduro ha declarado un estado de emergencia nacional que, según la Constitución, debe ser temporal.Al igual que el estado de emergencia, que le permite gobernar por decretos, desde el 2016. La FAES y los servicios de inteligencia vigilan los supermercados y el Instituto Médico de Caracas que evalúa los casos de Covid-19. Reanudando un discurso que nunca tuvo éxito, Guaidó pidió al ejército que se movilice para permitir la entrada de ayuda extranjera, "de lo contrario, será cómplice de un desastre humanitario".

"Es hora de unir a todos los sectores"Pero se levantan voces pidiendo que el chavismo y el anti-chavismo dejen de lado su rivalidad. Henrique Capriles, líder del partido opositor Primero Justicia y candidato presidencial fracasado contra Hugo Chávez en 2012 y Nicolás Maduro en 2013, abogó por "una especie de acuerdo para el bienestar de las personas". El Observatorio Electoral Venezolano, una ONG que monitorea las elecciones, también tuiteó: "Es hora de unir a todos los sectores, políticos y sociales, para buscar fondos, abrir un canal humanitario, revisar las sanciones y todo eso puede ser necesario para enfrentar esta crisis. El Banco Central de Venezuela ha reconocido una inflación en 2019 del 9,500% y Maduro ha solicitado ayuda de $ 5 mil millones al Fondo Monetario Internacional.

La ayuda se negó, argumentando que "no había un reconocimiento claro de su gobierno”. En octubre de 2019, Maduro dijo, al comentar sobre la revuelta en Ecuador, que el FMI era "el instrumento del diablo para imponer el modelo económico de explotación neocolonial en los pueblos del sur, los pueblos de América Latina y Caribe". La última asistencia del FMI se remonta a 2001 y la última visita de su comisión técnica, en 2004. En 2007, el presidente Hugo Chávez había amenazado con retirar a su país del FMI.

La unión sagrada, por tanto, parece poco probable. Maduro ha prometido distribuir 7 millones de cajas de ayuda alimentaria, un programa tradicionalmente dirigido a aquellos que poseen la tarjeta de la Patria, uniéndose de facto al Partido Socialista Unido de Venezuela. También denunció las sanciones estadounidenses, acogiendo con beneplácito las palabras de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que pidió su fin en este período de crisis. Sin embargo, la ex Presidenta de Chile, socialista, se había convertido en la ruina del poder chavista después de la publicación de un informe sobre violaciones de derechos humanos en Venezuela. Finalmente, Rodríguez denunció un complot de Estados Unidos y Colombia para generar caos en Venezuela. No es realmente suficiente para tranquilizar a un país al borde de una gran crisis.